rev.: 31-OCT-2007




  Actividades para pacientes con deterioro

En forma experimental se ha comprobado que la actividad cerebral puede mejorar las conexiones sinápticas de las neuronas. La activdad física es útil para las articulaciones, los músculos, el aparato respiratorio y el sistema cardiovascular. Además, si es placentera, contribuye al bienestar emocional y mejora el sueño.


Otras actividades, como los juegos de salón, exigen menos esfuerzo físico, pero más esfuerzo intelectual, lo que también favorece a los pacientes.

Las actividades para los pacientes pueden ser de muchos tipos. Algunas son abuelos similares a sus actividades habituales, otras pueden ser diseñadas especialemente para ellos. Entre las primeras se encuentran las labores domésticas y la participación en actividades de tipo laboral.


Las actividades domésticas son muy útiles y fáciles de controlar. El o la paciente ya no puede cocinar o hacer el aseo como antes, pero se le debe pedir que colabore con una persona que tenga la paciencia de guiarlo, evitar accidentes o corregir sus errores. Es preferible que ordene una y otra vez un cajón de la cómoda o que barra la vereda 10 veces al día, a que esté inactivo. Estas tareas pueden ser simplificadas para el enfermo: la mujer que bordaba o tejía puede realizar un trabajo simple en telar; la persona que pintaba con habilidad puede pintar o decorar figuras simples, pero con hermosos colores.

gráfico 2

En estas actividades participan naturalmente la mayoría de las mujeres, pero los hombres muchas veces se niegan a realizarlas, apoyados a veces por su propia familia que cree que no son adecuadas para el sexo masculino.



Las actividades de tipo laboral pueden ser útiles para muchos pacientes, especialmente para los que se encontraban trabajando cuando se enfermaron. Si trabajaban en una empresa familiar puede ser fácil que los hijos les permitan ir al local, a las oficinas o al taller, asignándoles una tarea muy simple, especialmente permitiéndoles que se sientan colaborando; también puede ser fácil que asistan a un local comercial con un rol teórico de "supervisor".

En otras oportunidades es útil que una terapéuta ocupacional programe actividades manuales adecuadas a sus capacidades: pintura, telares, modelaje con plasticina, u otros.

Los juegos de salón son unos de los recursos más útiles para estimular la atención y la memoria de los enfermos. Su dificultad debe adecuarse a la capacidad funcional; por ejemplo, algunos podrán jugar naipes, otros deberán limitarse a juntar cartas según sus dibujos. El dominó y las damas, que requieren menos memoria, pueden ser adecuados para muchos pacientes. En estos juegos debe participar el enfermo y su familiar o cuidador; si participan 2 o 3 personas sanas es posible que la competencia se entable entre ellas y el paciente quede al margen.


Existen muchos juegos de salón que pueden adaptarse al enfermo: juegos que obligan a memorizar un dibujo, juegos que piden comparar diseños para descubrir el semejante o el diferente, juegos para armar secuencias, juegos que obligan a evocar o combinar palabras, y muchos otros que pueden seleccionarse entre los juegos didácticos que existen en el comercio. Lo decisivo es lograr que el paciente se interese en ellos.


   Caminar es útil. Todos los adultos, mayores (y los menores) deberíamos caminar por lo menos 30 minutos 2 o 3 veces a la semana, a paso vivo y sin detenerse. En los enfermos debe insistirse en que salgan a caminar --con compañía si es necesario-- 2 o 3 veces al día. Esto le servirá como ejercicio y como distracción.



La gimnasia diaria también es útil. Debe incluír ejercicios para mantener los rangos aarticulares osea mover ampliamente los brazos hacia arriba, hacia abajo y hacia ambos lados; mover las piernas estando de espaldas o de pie y apoyados, girar la cabeza en todas direcciones; encoger y extender el tronco. En otras oportunidades el paciente podrá jugar a la pelota, a la rayuela o trotar. Estos y otros ejercicios deberían ser indicados y controlados por un kinesiólogo o un profesor de gimnasia capacitado para entrenar adultos mayores.

El baile es un excelente ejercicio, útil para el cuerpo y el espíritu. Si el enfermo no baila, es posible escuchar y seguir una música, ya sea tarareándola o llevando el compás con el cuerpo, o cantar.



La vida social visitas y conversación sin un tema definido- es estimulante poara la mayoría de los pacientes. Tal como en los juegos, debe centrase en el paciente y la persona que lo visita o acompaña. Esta persona debe estar preparada para contestar las mismas preguntas una y otra vez, para tocar los temas que son del agrado del paciente y distraerlo si se incomoda por algo.



El repaso de la vida personal ayuda a mantener la orientación. Es posible revisar con el paciente las fotos de la familia, conversar sobre su biografía, sobre quienes componen su familia o sus amistades. En otras ocasiones se puede recordar una época de su vida revisando revistas o periódicos antiguos, escuchando la música que estuvo de moda en su juventud.



Es muy importante insistir en que el enfermo debe participar No sirve de nada tener la televisión prendida si el paciente no atiende a ella; tener una alegre reunión familiar si el enfermo no logra incorporarse en las conversaciones. Por eso, habitualmente se recomienda que las visitas sean de a una persona y distribuídas a lo largo de la semana.
Si se cuenta con varios familiares y amigos que se ofrecen a colaborar, el cuidador principal debe organizarlos con un HORARIO: uno lo invitará a comprar los días martes en la mañana, otro lo acompañará en su gimnasia de los miércoles, un tercero jugará a las cartas con él. Este tipo de organización es útil para quienes tienen afecto por el enfermo y deseándolo, no sabían como ayudar, y es útil para la persona que se desempeña como cuidador principal, pues permite tener tiempo para sí misma.
A pesar de todas estas sugerencias, existen pacientes cuya apatía o negativismo les impide todo tipo de actividades. Si esta inactividad se debiera a una depresión o a una psicosis, es posible que los fármacos la modifiquen. Si todo fracasa, se debe aceptar el fracaso y evitar una pelea inútil.



Dr Archibaldo Donoso Sepúlveda - 1998
folleto de la Corporación Alzheimer (Chile)
Encefabol 600 de Merck

Home e-mail     Español en Internet Valid HTML 4.01! Valid CSS! Get Opera!
[ 2307 ]