EL ARTE DE ESTUDIAR
Página TERMINADA  
[]   [Portada]  [Portadilla]  [Prefacio]  [Contenidos]  [Introducción
[I]  [II]  [III]  [IV]  [V]  [VI]  [VII]  [VIII]  [IX]  [X]  [XI]  [XII]  [XIII]  [Palabras Finales]  [Anexo]  [Bibliografía
[Extras]

 I  < >
X  ¿Cómo preparar pruebas y exámenes?

Las pruebas y los exámenes orales y escritos siguen siendo una práctica a la que deben someterse regularmente los estudiantes para dar evidencia de la calidad y cantidad de lo aprendido. A éstas deben agregarse las evaluaciones de trabajos de laboratorio y de actividades en terreno.

En una buena medida se han mejorado los factores subjetivos de la evaluación, pero no por eso se ha logrado aminorar la tensión que los estudiantes experimentan al someterse a las pruebas.

Ante cualquier modalidad de prueba o exámenes, si el estudiante se preparado bien, es probable que no fracase, sobre todo si ha trabajado en forma inteligente y constante a través del año. Pero si fracasa, ello puede deberse, entre otras causas, a una preparación insuficiente, o a las técnicas de evaluación aplicadas.

¿Qué puede hacer el estudiante para enfrentarse a las pruebas con confianza?

La mejor preparación consiste en haber aplicado buenas técnicas de estudio durante el año.

La clave de una buena preparación para las pruebas y exámenes reside en una revisión o un repaso constante de los contenidos e ideas principales de las materias, hecho periódicamente antes de las fechas fijadas. La revisión sistemática y regular de lo que vas aprendiendo, facilita el aprendizaje y su retención.

Estos repasos podrían abordarse como tarea individual o compartidas con otros compañeros, según como te resulte más efectivo. En todo caso, podrías hacer una lista de prioridades y un calendario de repaso correspondiente.

Si decides repasar en grupo, se podrían distribuir previamente los temas y formular preguntas de control mutuo. O bien, podrían prepararse breves exposiciones orales en que se dé el resumen del tema con las observaciones personales que se desee acotar. Así, junto con repasar, cada miembro del grupo puede contribuir a enseñar a los compañeros.

Si repasas solo, podrías seguir un procedimiento similar, planteándote tú mismo las preguntas y elaborando resúmenes.

Otra iniciativa que puede ayudar a prepararte mejor, sería averiguar con tiempo qué forma tendrá el examen: ¿será oral o escrito? Si es escrito, ¿será una prueba objetiva o una tipo ensayo?, ¿de cuánto tiempo se dispondrá?, ¿qué criterios aplicará el profesor para calificar?

Pregúntate además:
  • ¿Recuerdo bien todas las definiciones, fórmulas o símbolos claves?
  • ¿Soy capaz de organizar esquemática y coherentemente, las principales ideas estudiadas?
  • ¿Podría expresarlas en forma diferente, utilizando mis propias palabras?
Enseguida te recomendamos:
  • No pases estudiando todo el día y la noche antes de cualquiera evaluación. Por el contrario, si iniciaste tu preparación con tiempo, es recomendable descansar la tarde precedente o, incluso, divertirse un poco. Es preferible acostarse temprano para acudir a la prueba o al examen con la mente despejada y en buenas condiciones físicas.
En el momento de la prueba:
  • Controla tus nervios, mantén la calma.
  • Procura leer todo el examen o prueba cuando te lo entreguen para obtener una visión de conjunto (5 minutos)
  • Lee cuidadosamente las instrucciones y asegúrate de que las comprendes bien. De lo contrario, consulta tus dudas con el profesor. Si el examen es oral, escucha atentamente las preguntas e igualmente cerciórate de que has comprendido bien.
  • Piensa bien acerca de la precisión que se pide en cada pregunta o problema y medita primero antes de proceder a dar la o las respuestas, tanto escritas como orales.

  • Decide cuáles preguntas te resultan más fáciles para contestarlas de inmediato. Así podrás dedicarle más tiempo a las otras.
  • Distribuye el tiempo restante entre las preguntas que faltan y reserva minutos al final para revisar lo que hayas escrito, corrigiendo entonces lo que te parezca necesario.
  • Planifica tus respuestas:
    anota brevemente las principales ideas que mencionarás.
    Organiza esquemáticamente recordando lo estudiando y relacionándolo con los aspectos que ahora se postulan.
    Decide si harás esto para todas tus respuestas de inmediato o a medida que vayas contestando cada una.
  • Escribe en forma simple, directa, con corrección gramatical y ortográfica y con letra legible, en forma ordenada. Estos factores facilitarán la tarea del corrector.
  • Cuando termines de escribir (en las evaluaciones escritas) revisa todas tus respuestas. Entrega oportunamente tu trabajo y abandona la sala a respirar aire puro.
  • En los exámenes orales, pronuncia claramente, usa lenguaje preciso y habla con volumen adecuado, fácilmente audible.

Aprende del examen corregido.
  • Comprueba las correcciones hechas y los comentarios respecto a las respuestas dados.
  • Compara tus respuestas con las de tus compañeros.
  • Analiza tu rendimiento con tu profesor.
  • Corrige tus errores y, si es necesario, vuelve a estudiar algunos temas.
  • Trata de mejorar permanentemente tus técnicas de estudio.

¿Recuerdas las sugerencias dadas en este documento para mejorar los resultados de las pruebas y exámenes?

La mayoría de estas sugerencias son aplicables a cualquier tipo de instrumento con que se desee evaluar el progreso alcanzado por los estudiantes.

subir

 I  < >
 

    A Español en Internet Valid HTML 4.01! Valid CSS! Get Opera!   comentarios, sugerencias, etc.: e-mail  
[ 4556 ]