EL ARTE DE ESTUDIAR
Página TERMINADA  
[]   [Portada]  [Portadilla]  [Prefacio]  [Contenidos]  [Introducción
[I]  [II]  [III]  [IV]  [V]  [VI]  [VII]  [VIII]  [IX]  [X]  [XI]  [XII]  [XIII]  [Palabras Finales]  [Anexo]  [Bibliografía
[Extras]

 I  < >
VIII  ¿Cómo estudiar un tema asignado?

3. Leer

Leer constituye el tercer paso indispensable en este método de estudio. Muchos estudiantes le adjudican la mayor importancia, sin embargo, son pocos los que realmente saben leer.

La técnica de lectura depende del objetivo que se persigue y para ello adopta distintos ritmos de velocidad. Por ejemplo, cuando leemos una novela, lo hacemos rápidamente con el objeto de gozar las emociones que nos depara el desarrollo y desenlace: placer, alegría, sorpresas, pesar, etc. (Lectura rápida que puede llagar a cubrir hasta 600 palabras por minuto)

Enseguida, cuando queremos repasar alguna materia conocida con el objeto de prepararnos para una clase, discusión socializada o un examen. leemos con moderada rapidez (alrededor de 200 palabras por minuto).

Finalmente, cuando tenemos que estudiar por primera vez un texto difícil, debemos leerlo con lentitud, dándonos el tiempo suficiente para meditar sobre su significado y sus relaciones con otros conceptos anteriormente adquiridos. En este proceso no se leen más de 150 palabras por minuto.

Considerando todo esto, debes tratar de superarte en cada una de estas modalidades, teniendo presente el objetivo que persigues cada vez.

La lectura como forma de estudio es un proceso activo y, como ya vimos, el lector debe ir buscando las respuestas a las preguntas planteadas anteriormente. Para leer bien, se necesita concentración, lo produce una mejor retención del contenido. Además, el ojo debe abarcar frases, no palabras aisladas, y esto obliga a agrupar las palabras en unidades mayores --frases y oraciones-- contribuyendo a la comprensión de conceptos.

Cuando leas el texto por primera vez trata de hacerlo rápidamente, ponendo atención en las ideas principales y los detalles importantes. Para ello búscalas en diversos niveles, desde las ideas generales contenidas en el libro completo, las menos generales en los capítulos, en secciones o en párrafos pertinentes.

No intentes aún, en esta primera lectura rápida, ir tomando apuntes de inmediato o subrayando lo que, a primera vista, podría considerarse como ideas, palabras o párrafos importantes.

Luego, relee el texto y comprueba lo que en la primera lectura te impresionó como significativo, lo es en realidad. Si el libro es tuyo subraya las partes pertinentes con lápiz de mina, en caso contrario, anota el número de las páginas y el párrafo en tu cuaderno. Si desconoces el significado de una palabra que te impida captar el sentido general de la oración, consulta de inmediato un diccionario.

Conviene que al leer tengas siempre presente un objetivo definido y que te propongas aumentar la rapidez con que lees. Para ello:

a) Intenta leer las frases y oraciones como unidades completas.

b) Presta atención al significado de las palabras en el contexto en que aparecen.

c) Enseguida, trata de captar el contenido o tea central del párrafo.

d) Controla, también, el tiempo dedicado a la lectura; anota el número de páginas que logres ir leyendo comprensivamente en un período determinado.

Se ha establecido en forma experimental que un estudiante universitario debe leer 200 palabras por minuto, es decir, dos páginas de un texto normal por cada tres minutos. Comprueba en qué medidas te acercas a este patrón.

e) Por último, trata de aumentar la rapidez con que lees, escogiendo en un comienzo lecturas fáciles. Luego elige otras de dificultad creciente y controla tu rapidez y comprensión, cada vez.

En resumen:

Para leer con más eficiencia debes:
1. Leer tan rápidamente como puedas para el propósito determinado que persigues, preguntándote lo que has absorbido en cada capítulo.

2. Prestar especial atención a las partes más importantes, procurando comprender y recordar el significado de los términos nuevos empleados.

3. Leer todo el material de apoyo contenido en el texto: tablas, gráficos, mapas y otras ilustraciones.



Te sugerimos, además, que te autocalifiques en tu habilidad de lectura, marcando con una X tu ubicación en cada cuadro:

  +-------------------+      +----------------------------+
  |    Comprensión    |      |     Rapidez por minuto     |
  +-------------+-----+      +----------------------+-----+
  |  Muy buena  |     |      |  200 palabras o más  |     |
  +-------------+-----+      +----------------------+-----+
  |  Aceptable  |     |      |  100 palabras o más  |     |
  +-------------+-----+      +----------------------+-----+
  |  Deficiente |     |      |  menos de 100        |     |
  +-------------+-----+      +----------------------+-----+


Guarda esta autocalificación y posteriormente compárala con otra similar para verificar el progreso que hagas en tu habilidad de leer con eficiencia. Si quieres profundizar más en la actividad de la lectura, repasa el capítulo V .



EXAMINAR PREGUNTAR LEER MEMORIZAR REPASAR secuencia de estudio de un tema asignado


subir

 I  < >
 

    A Español en Internet Valid HTML 4.01! Valid CSS! Get Opera!   comentarios, sugerencias, etc.: e-mail  
[ 2817 ]